Miguel Ángel Russo Entrenador Boca Juniors

El entrenador de Boca Miguel Ángel Russo habló a través de una conferencia virtual sobre los hechos violentos ocurridos en Brasil tras la polémica eliminación de Boca en los octavos de final de la Copa Libertadores. 

“Uno sabe que las imágenes que mandaron no son las reales, porque mandan que nosotros agredimos y fue al revés: nosotros nos defendimos. Tengo una vasta experiencia de partidos de Libertadores en Brasil, el presidente del Mineiro hizo declaraciones durante la semana, volvimos a tener pirotecnia, yo empecé a sentir un clima hostil. Fuimos agredidos y nos defendimos, pero después te muestran las imágenes al revés. Vivimos un montón de situaciones que las estamos contando al llegar al país”, aseveró el técnico

“Sufrimos un montón de situaciones que no están dentro de la normalidad y en Argentina no pasa. Esa era una parte de la Copa Libertadores vieja, que hoy la vuelvo a vivir. Hay que decir la verdad de lo que pasó. No nos podemos pelear bajo ningún punto de vista, le pido disculpas a toda la gente de Boca, porque esas cosas no tienen que pasar. Pero los agredidos fuimos nosotros y nos tuvimos que defender, esa es la realidad. Y casi siempre pasa con el personal de seguridad. No quisimos agredir a los árbitros ni jugadores”, agregó Russo.

Además sobre el duelo ante Banfield de este fin de semana dijo “Hicimos todo, no rompimos la burbuja por más que alguno diga que si, no hemos roto la burbuja. Nos quedamos 12 horas dentro de un micro. Teníamos el avión a las 2AM y somos de la idea de que si quieren llevar a uno a la comisaría, vamos todos. No dejamos a nadie, porque tenemos experiencias anteriores de jugadores argentinos en Brasil. Respetando la burbuja, nos quedamos adentro del micro”.

 

Si querés seguir informado/a con toda la actualidad de Boca Juniors seguinos en nuestras redes sociales (Twitter, Facebook, Instagram Youtube) o suscribite de forma gratuita de nuestro Canal de Telegram.
Tambíen te puede interesar  La CONMEBOL suspende a los árbitros por "errores graves" en el gol anulado