El inolvidable superclásico de Maradona y Caniggia | Futbol

Boca goleó 4-1, con tres del Pájaro, a un rival que venía de ganar la Copa Libertadores.

A los atractivos propios de cualquier superclásico, el del Clausura 1996 le agregó varios condimentos para volverlo especial: Boca peleaba el título, River venía de ganar la Copa Libertadores ante América de Cali, estaban los grandes ídolos Diego Maradona y Enzo Francescoli, dirigían Carlos Bilardo y Ramón Díaz, atajaban los Monos Navarro Montoya y Burgos, había hinchas de los dos lados en una Bombonera llena… Fue un domingo 14 de julio, hace 26 años. Da gusto recordarlo.

Boca formó con Carlos Fernando en la valla y línea de tres: Gamboa, Fabbri y Mac Allister; en el medio Basualdo, Carrizo, Verón y Kily González; Diego suelto; adelante Cani y el camerunés Alphonse Marie Tchami, que había convertido en el 4-2 del Clausura 1995. Por el lado de la visita, como quedó dicho, Burgos de portero; Hernán Díaz, Celso Ayala, Rivarola y Altamirano; Escudero, Astrada, Lavallén y el uruguayo Néstor Gabriel Cedrés (al torneo siguiente jugaría con la camiseta xeneize); Francescoli y Amato.

Tambíen te puede interesar  "Se ganó, era el objetivo" | Futbol

Un notable cabezazo de José Horacio Basualdo en el arco del Riachuelo, ya sobre el final de la primera etapa, puso en ventaja a Boca. Él mismo, con dorsal número 4 aquella tarde-noche, había iniciado la jugada. Triangularon Maradona, Tchami y Caniggia sobre el sector derecho del ataque y Claudio Paul despachó el centro con pierna izquierda. Fue uno de los seis goles de Pepe en sus 113 partidos en el club. Es probable que haya sido el más festejado.   

El segundo tiempo fue un show azul y oro, con Cani como protagonista excluyente. Convirtió a los cinco minutos, con un derechazo cruzado después de un par de gambetas; a los 21, de emboquillada entre dos defensores, y a los 30, luego de capturar el rebote en un poste del penal tirado por Maradona para marcar el 4-0 parcial. En la semana Diego había anunciado que si su amigo metía un gol le iba a dar un beso en la cancha. Y cumplió como siempre.

Tambíen te puede interesar  Con la frente en alto | Basquet

La crónica registra también que el árbitro Aníbal Hay expulsó a Fabbri y Altamirano, a los 28m del ST, y que Gabriel Amato descontó cuando terminaba para un 4-1 histórico. Maradona y Caniggia jugaron 23 veces juntos en el club. Aquella del 14/07/96 es inolvidable.

 

(CABJ Prensa)
 

Si querés seguir manteniéndote informado con noticias de Boca Juniors, seguinos en nuestras redes sociales (Twitter y Facebook), suscribite a nuestro Canal de Whatsapp o al Canal de Telegram.